PABLO PALACIO, una pluma adelantada a su época

“Un muchacho magro, con una cara alargada, de esas a las que el expresivismo popular aplica la fórmula: ‘de frente, filo; de filo, nada’. El pelo rojizo, cortado a la ‘cepillo de vestidos’. La cara blanca, constelada de pecas. Y allí, unos ojillos pequeñines que, de cuando en cuando, se iluminan de pasajero fulgor. La cara inclinada y un cierto balanceo perezoso en el andar”, así era un joven Pablo Palacio para los ojos de su ilustre coterraneo Benjamín Carrión.

 

Como buen lojano, Palacio llevaba el arte en sus venas, y ni su dura infancia -quedó huérfano a los 2 años- fue un impedimento para que se convierta en un destacado abogado, docente, periodista y escritor.

Palacio y su pluma

Sus textos de naturaleza absurda, grotesca e irreverente marcaron un antes y un después en la literatura ecuatoriana y lojana. Su obra osada de asunto y de ironía revelaba la Loja de subterraneo, oculta a principios del siglo XX.  Este escritor de vanguardia, hizo la literatura más atrevida -de contenido artístico y temático- que se haya hecho en el Ecuador, según Benjamín Carrión.

Descrito por el escritor y Ministro de Cultura y Patrimonio, Raúl Pérez Torres, como “un adelantado de la época cuyo bisturí subjetivo dejaba ver los huesos horripilantes del hecho cotidiano”.  Así era Pablo Palacio, un irreverente que irrumpió con su pluma para mostrar la cara “más espantosa y más esperpéntica” de la realidad.

“Si la literatura es un fenómeno real, reflejo fiel de las condiciones materiales de vida, de las condiciones económicas de un momento histórico, es preciso que en la obra se refleje fielmente lo que es y no el concepto romántico o aspirativo del autor. De este punto de vista, vivimos en momentos de crisis, en momento decadentista, que debe ser expuesto a secas, sin comentario”, decía Palacio. Quien fue un incomprendido en su época, por usar a la literatura para develar la realidad que el romanticismo y el realimos social caracteristico de la época trataban de ocultar

Sus personajes son seres subterráneos que salen a la luz a través de su pluma, dejando su excéntrica naturaleza en total evidencia. Desnudos ante el mundo, se revelan en sus textos “El Antropófago”, “El Ahorcado”, “La doble y única mujer”, “Un hombre muerto a puntapiés” y más seres irreverentes, que salen de su escondite en las tinieblas y las vísceras de la realidad a través de las letras de Pablo Palacio.

Palacio puertas adentro

Hace 112 años, en “el último rincón del mundo” nació una de las plumas más brillantes de Loja y el Ecuador: Pablo Palacio. Logró completar sus estudios gracias a su tío  José Ángel Palacio. Su ciclo secundario lo cumplió en el prestigioso colegio lojano Bernardo Valdivieso, después obtuvo en la Universidad Central del Ecuador su título de Doctor en Derecho, pero su pasión por las letras y su estilo  irreverente lo llevaron a convertirse en un escritor que marcó la literatura ecuatoriana.

Se casó con Carmen Palacios en 1937 y, solo un año después, se asomaban como un aviso los primeros sintomas de la enfermedad que lo llevaría  a su muerte.

Unos extraños episodios de perdida de conocimiento, que según aseguran algunos eran producto de los fuertes golpes que sufrió su cerebro al caer y rodar por una cascada cuando era niño, fueron la alerta de la demencia. Esta enfermedad mental alcanzó su grado mayor en 1940, cuando tuvo que ser ingresado en el Hospital Luis Vernaza y posteriormente en el manicomio Lorenzo Ponce de Guayaquil. Así, una de las plumas más ilustres del Ecuador puso el punto final de su vida a los 41 años.

71 años después de su muerte, la obra de Palacio sigue impactando y vigente en Ecuador y en su ciudada natal Loja, que se ha caracterizado por ser cuna de muchos otros escritores, pintores, músicos y artistas que han marcado la historia cultural del Ecuador. Por eso y más, “el último rincón del mundo”, como le decía el ilustre Benjamín Carrión a Loja, hace honor a su título de cuna de artistas y cada año se viste de fiesta y cultura para ser la sede del Festival Internacional de Artes Vivas Loja.