“Las personas con discapacidad necesitan más espacio en la escena”, entrevista a Roberto Sintes

Alrededor de 30 de asistentes entre docentes, estudiantes, intérpretes, instructores y personas con discapacidad, participaron del taller gratuito “Teatro Sin Barreras, Teatro Para Todos” que impartió Roberto Sintes en Guayaquil, como parte de los espacios de formación y capacitación que ofrece el “Camino a Loja” 2018.

Roberto Sintes, especialista español en “Accesibilidad de la Comunicación”, tiene gran experiencia en el teatro inclusivo, además de producción escénica y audiovisual con personas con discapacidad. Manifestó de entrada su agrado por el interés de los participantes, quienes recibieron información sobre los mecanismos necesarios para trabajar por la normalización de la “Diversidad Funcional” aplicada a las artes escénicas en términos de inclusión.

¿Qué metodologías se impartieron para que los asistentes al taller desarrollen espacios escénicos inclusivos en el Ecuador?

Ofrecí mucho material escrito, manuales y documentación para que los asistentes puedan continuar con su formación una vez terminado el curso. He combinado la teoría con la práctica, empleando dinámicas vivenciales en donde todos los asistentes se vuelvan temporalmente “personas con discapacidad”. Esto lo realicé con el propósito que los participantes vivan en primera persona la diversidad y sean conscientes de los apoyos que necesitan estas personas.

En el taller han asistido profesionales de distintas áreas de las artes escénicas, ¿qué recursos podrían utilizar en sus clases para poder trabajar con personas con discapacidad?

Dentro del manual que he creado para este curso llamado: “Manual mínimo del teatro accesible e inclusivo”, he incluido fichas de aplicación práctica para hacer sesiones de trabajo con las “personas con diversidad”, en este caso utilizando la cámara de video que, en los últimos años, se ha convertido en un recurso muy útil. Además les he brindado enlaces de interés en internet y bibliografía que les puede servir.

¿Cuáles han sido las aportaciones que han recibido en este taller los asistentes con discapacidad para que se desarrollen en el ambiente artístico?

Yo hablaría de las aportaciones que ellos han hecho a los demás. Hemos hecho un casting y ha habido momentos en los que se ha visto que las personas con discapacidad tienen una gran capacidad de control espacial, movilidad, comprensión, donde queda evidente que esas limitaciones existen más en la cabeza de otros que en las de ellos. En cuanto a inquietudes por ejemplo, me manifestaban que muchas productoras o escuelas no quieren trabajar con personas con discapacidad porque piensan que no se puede. Creo que he podido demostrar justamente lo contrario.

En Ecuador existe un marco legal que garantiza los derechos de las personas con discapacidad, sin embargo queda muchas acciones por poner en marcha. ¿Cómo se pueden formar públicos para que valoren el teatro inclusivo sin prejuicios?

De alguna manera esto se alcanzará cuando exista mucha producción y se la normalice. Entonces muchas personas con discapacidad tendrán espacio para actuar. Creo que también es importante que se comunique qué obras son accesibles e inclusivas, muchas veces ese mensaje no llega a las personas con discapacidad. Es importante comunicarles que la información a través de sus medios, ya que sucede que productoras teatrales hacen una obra y la comunican sin una visión inclusiva, con lo cual no se llega a informar que las personas con discapacidad están actuando o pueden asistir como espectadores.

¿Qué aportes se pueden esperar de unas artes escénicas más sensibles a la discapacidad?

Las personas con discapacidad son personas que viven como nosotros. Pueden aportar lo mismo que los demás. En concreto, las personas con discapacidad muchas veces otorgan entusiasmo, puntualidad, ilusión y superación personal. Hay muchas personas que han venido al curso que perdieron la vista hace años, han continuado y se han convertido en un ejemplo para todos los demás. Muchas veces nos vemos incapaces de hacer cosas o nos preocupan problemas que no tienen ninguna importancia, mientras que otras personas que tienen grandes dificultades se enfrentan a ellas y la superan.

Fuente: MCYP.