Finaliza el Tercer Festival Internacional de Artes Vivas Loja 2018: No es un adiós, sino un hasta luego

El Festival Internacional de Artes Vivas Loja 2018 ha concluido oficialmente. El saldo que deja este encuentro de artes escénicas es muy positivo en todos los ámbitos. Loja, por 11 días, ha podido vivir una celebración artística del más alto nivel. El FIAVL 2018 no solo que estuvo a la altura de todas las expectativas que generó sino que las sobrepasó del tal forma que, momentos antes de que concluya esta edición, la gente ya se encontraba entusiasmada con lo que vendrá el próximo año. El Festival fue un éxito total y ya se encuentra alojado en el corazón de lojanos.

Como en el resto de días anteriores, la gente estuvo volcada hacia todos los espectáculos que se cumplieron en el último día de esta fiesta cultural. El primero de ellos, fue el de la Compañía TPO, que presentó a las 11h00, en el Centro Cultural Mora Reyes, “La Casa del Panda”, esta obra donde los espectadores entraron en un viaje imaginario por las historias, tradiciones y cultura china; mientras, paso a paso, siguieron el camino de un Panda, cuya casa es un bosque tan grande como toda China. Un espectáculo para toda la familia, perfecto para disfrutar el domingo y para comenzar el último día del Festival. La compañía italiana repitió su obra en el mismo inmueble a las 16h00.

Por la tarde, nuevamente La Liga Teatro Elástico hizó disfrutar a toda la gente de Loja con su espectáculo denominado “Las bestias danzan o el sigiloso conjuro de lo salvaje”. El grupo mexicano se convirtió en uno de los shows de teatro de calle que más ha convocado a la audiencia, por lo interesante de su propuesta.

Por su parte, los artistas franceses del conjunto Retouramont consiguieron llenar la Plaza Central de Loja en su segunda función dentro del Festival. El espectáculo que presentaron, “Danse des Cariatides”, dirigido por Fabrice Guillot, se transformó en uno de los favoritos por su singularidad y riqueza interpretativa. Digno del día de clausura.

Asimismo, el grupo ecuatoriano Yanantin se despidió laureado de este encuentro de artes vivas, con su obra “Rompiendo Fronteras”, en la que su puesta en escena se basó en la investigación, producción y difusión de los elementos culturales que caracterizan a los pueblos andinos, en especial al pueblo cañari.

El Teatro Nacional Benjamín Carrión Mora, como no podía ser de otra manera, fue el lugar escogido para el espectáculo de clausura del FIAVL 2018. El acto inició con la intervención de las autoridades presentes. En primer lugar, el director artístico del Festival, Roberto Sánchez, destacó la trascendencia del festival, que sin salir de Loja llega de alguna manera a todo el país. Después fue el turno del Gobernador de Loja, Eduardo Jaramillo, quien agradeció a todos los lojanos por abrir sus corazones para recibir un evento como este y mencionó que los ciudadanos deben seguir empoderándose del Festival para la cuarta edición.
Por último, fue el Viceministro de Cultura y Patrimonio, Gabriel Cisneros, quien dio unas emotivas palabras, agradeció a los organizadores y a todos quienes aportaron con su trabajo para que el FIAVL 2018 sea una realidad y por todo el éxito que consiguió y adicionalmente señaló que el Festival es fundamental para el desarrollo del sector escénico del país.

Una vez cumplido el acto protocolario, se dio paso a la última obra de este Festival; el encargado fue el elenco de la Compañía Nacional de Teatro de México, quienes brindaron al público la obra “Enemigo del Pueblo”. Esta pieza teatral, que es una adaptación propia de la magistral obra de Ibsen, contó con una destacada interpretación de Luis Rábago como Luis Stockmann, protagonista de esta puesta en escena, y además con la interacción de la audiencia pues, de entrada, se le entregó al público unas pistolas de burbujas para que cada vez que el doctor Stockmann realizará una actitud que consideren reprobable, disparen las burbujas; pero al descubrir que él es el único que dice la verdad, hace que la audiencia se cuestione su juzgamiento. Los 900 asistentes que coparon el Benjamín Carrión se pusieron de pie no solo para ovacionar el espectáculo de cierre, sino para darle la merecida despedida a un Festival que cada vez crece y se posesiona más, en base a la alta calidad de lo que propone.

De esta forma, el Festival Internacional de Artes Vivas Loja cierra el telón de su tercera edición, pero solo para, inmediatamente, comenzar a ponerse a punto para el año que viene. La vara que deja el FIAVL 2018 es bastante alta y de seguro en 2019 subirá aun mucho más. El mayor encuentro de artes escénicas del país se vivió al máximo, y sin duda, todos los espectáculos de esta edición quedarán en la retina por mucho tiempo, al menos hasta que Loja se vista nuevamente de fiesta con lo mejor de las artes vivas de Ecuador y del mundo. ¡Hasta el próximo año!