8 de Octubre, Un Día para Celebrar

Hace exactamente dos años, el Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral-Celcit, apoyado por cientos de grupos teatrales del continente, declararon a esta fecha como el Día del Teatro Latinoamericano. Desde entonces, este día conmemora, celebra y destaca a la cultura, las tradiciones, las historias y el trabajo de quienes dedican sus vidas a la actividad teatral en la región.

La fecha no fue seleccionada al azar. Un 8 de octubre, pero de 1968, nacía unos de los festivales más antiguos e importantes de nuestro continente, el Festival Latinoamericano de Manizales, en Colombia. La importancia histórica para el teatro de América Latina, de esta infaltable fiesta del teatro, fue la razón por la cual el Celcit eligió esta fecha de octubre para festejar al teatro latinoamericano.

La primera edición de este festival se realizó del 8 al 15 de octubre de 1968, con la participación de agrupaciones de Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela. Sin ser el primer evento en reunir a agrupaciones artísticas del continente, el Festival de Manizales se ha consolidado por ser el de mayor continuidad –este año cumplirá medio siglo– y por que ha hecho una contribución fundamental al conocimiento, divulgación y promoción del teatro latinoamericano. Actualmente, la comunidad teatral internacional se ha adherido a la celebración de esta fecha.

El Celcit, máximo impulsador de la celebración de este día, ha elegido al dramaturgo y director ecuatoriano Arístides Vargas para que sea el representante del teatro latinoamericano de este año. La elección se ha dado como un reconocimiento a su trayectoria artística y teatral. Según explica el mismo artista, todos los años, el Celcit selecciona a una persona que con su trayectoria haya hecho un aporte real a la cultura del teatro latinoamericano para que sea el encargado de dar el mensaje por la conmemoración de esta fecha.

En dicha comunicación, Arístides celebra, pero a su vez, realiza una crítica al teatro latinoamericano. El dramaturgo señala que para él, “el teatro es memoria, pero una memoria que nos expulsa hacia delante” y  por tal razón, todos los representantes de este arte en la región deben rendirle un culto a todos los maestros que los antecedieron y que, a la vez, tienen una responsabilidad ética con ellos por medio del tipo de teatro que realizan.

Asimismo, indicó que a pesar de tener mucha proyección, el teatro latinoamericano todavía necesita mucho apoyo por parte de las autoridades estatales dedicadas a la cultura, ya que en la mayoría de casos, este arte ha sido una iniciativa privada y, al serlo, corre los riesgos de desaparecer cuando esas personas que se han dedicado toda su vida al teatro, desaparezcan.

Justamente, el artista ecuatoriano elegido como la cara del Día del Teatro Latinoamericano de este año, estará presente en el Festival Internacional de Artes Vivas Loja 2018, dirigiendo el espectáculo de gran formato basado en los Sangurimas, la obra del escritor guayaquileño José de la Cuadra. Esta puesta en escena contará con la codirección de tres de los más grandes colectivos teatrales del país: Malayerba, de Quito; Muégano Teatro, de Guayaquil y la Trinchera, de Manta. La obra se estrenará en Loja, en el marco del FIAVL, el día domingo 18 de noviembre a las 20h30, en el Teatro Benjamín Carrión.

Para el FIAVL, contar con la presencia de una de las personalidades más importantes del teatro latinoamericano es sumamente importante pues masifica y le da mayor relevancia al trabajo que cumple el Festival en la estimulación y fomentación de los procesos de creación del país, en materia de artes escénicas.

De esta forma, el FIAVL contribuye con su granito de arena para el crecimiento y fortalecimiento del teatro latinoamericano, no sólo poniendo sobre sus tablas a lo mejor del arte escénico de la región y del mundo sino que creando y dinamizando procesos que permitan la visibilización, circulación, reconocimiento e internacionalización de lo mejor de las artes escénicas del país. La mejor forma de celebrar al teatro latinoamericano es aportando a su crecimiento y el FIAVL, desde su ámbito, lo seguirá haciendo. ¡Feliz Día del Teatro Latinoamericano!