No tiene talento pero sabe volar

bitacora-para volar

Quizá un vuelo hacia el asteroide B 612. O a la tierra de Nunca Jamás. Quien nunca deja de jugar en cada una de sus acciones no necesita enfrentar el fracaso o la soledad. Puede volar. Puede intentarlo una y otra vez, y cada tristeza es el detonante de una nueva alegría esperanzadora.

Fome David es un aspirante a actor teatral que trata una y otra vez de interpretar diferentes obras con gran entusiasmo aunque sin mucho talento. Dentro del espacio de su humilde habitación recibe negativas por cada uno de sus intentos. Su personalidad se desdobla entonces en varias voces: la optimista para la que siempre hay una oportunidad, la pesimista que quiere renunciar, y la ácida Nachita, la calavera, harta de su empecinamiento que parece no tener fin.

La actuación clown y la dramaturgia son impecables. Ramiro Aulestia al presentarnos su locura y drama personal logra hacernos reír al enfrentarnos a nuestra propia verdad entristecida. El texto tiene referencias muy atinadas de grandes pensadores teatrales e ironías peligrosas. El escenario es un compendio de elementos con el aspecto empolvado de la habitación de un fracasado, adecuados en cuanto a su simbología del inexorable paso del tiempo, especialmente los múltiples relojes. El juego de luces está bien pensado y resalta las emociones profundas y drama personal del actor.

La dirección del conjunto nos deja esa visión del adulto que nunca dejó de ser niño. O del niño interior que nunca nos dejó ser totalmente adultos. Si vamos a enfrentarnos con una realidad amarga es preferible, en lugar de volarnos la tapa de los sesos, volar ya sea con un paraguas o con un globo. Sin olvidar a nuestra flor compañera, esa que perfuma nuestra soledad y a la que podemos llevar en un viaje dentro de nuestra imaginación.

 

Paulina Soto

FICHA ARTÍSTICA:

  • Obra: Bitácora para volar
  • Dramaturgia: Ramiro Aulestia, Santiago Carcelén
  • Actuación: Ramiro Aulestia
  • Dirección escénica y actoral: Santiago Carcelén
  • Escenografía y Vestuario: Colectivo Teatral El Derrumbe
  • Fotografía y Video: Santiago Calero
  • Diseño de luces: Jorge Gutiérrez
  • Música Original: Theo Mertens
  • Producción: Colectivo Teatral El Derrumbe
  • Lugar: Teatro Bolívar, Loja – Fecha: 20 de noviembre de 2018 – Tercer Festival de Artes Vivas