El monstruo de ojos verdes y nariz roja

othelo-2

Furia vengadora, conspiración llena de maldad, envenenamiento del alma, violencia física y verbal, asesinato de inocentes… y nos reímos a mandíbula batiente. ¿Por qué?

Sin alterar la estructura Shakespeariana, y con la presentación de una buena parte del texto original, la obra realiza una continua confidencia con el público para convertirlo en su cómplice. El uso de un lenguaje sencillo, argentino, con referencias a nuestra localidad, rompe la tragedia para convertirla en un espectáculo de fino humor. Nos hace reír también la picardía y la energía imposible que derrochan cuatro actores que dan vida a una docena de personajes. Es especialmente demandante la escena en que dos personajes se matan el uno al otro, cuando estos son interpretados por el mismo actor.

El escenario con elementos simples que usan la imaginación del público para crear ambientes. Se navega en un barquito de papel, se simboliza el mar con una larga tela, se usan cajas para dividir, elevar, separar el espacio, de acuerdo al momento. Las voces poderosas sorprenden desde el primer momento por su resonancia.

La tecnología está presente de una manera ingeniosa, una cámara personal se usa para hacer una especie de confesionario enfocado en un primer plano, que también proyecta los detalles de las expresiones faciales. Es escalofriante el momento en que Othelo pierde su fe y se quiebra. Aparece entonces el simbólico color negro y un descendimiento hacia la ira, que no se detiene y causa escalofríos.

Sin embargo, la violencia con espadas de juguete, con sangre que sale de una lata de aerosol, atenúa el tenso infierno personal de Othelo. Es verdad que hay un momento en que ya nadie ríe. Se consuman los celos paranoicos en un horrible asesinato.

La tragedia. Al final todos mueren… de risa. La irrupción de la constante comedia no ha permitido que el monstruo de ojos verdes nos devore. Ha ganado el clown. Es, en definitiva, una obra magnífica de dirección hábil y creativa, de energía sin fin, de diversión y reflexión profunda. La verdadera tragedia es perdérsela.

 

Paulina Soto

FICHA ARTÍSTICA:

  • Obra: Othelo
  • Autoría: William Shakespeare
  • Adaptación: Gabriel Chamé Buendía
  • Elenco: Matías Bassi, Gabriel Beck, Elvira Gómez, Martín López Carzolio
  • Vestuario: Gabriel Chamé Buendía
  • Escenografía y diseño de luces: Jorge Pastorino
  • Diseño sonoro: Sebastián Furman
  • Fotografía: Gianni Mestichelli
  • Diseño gráfico: Matías Bassi
  • Stage manager: Emanuel Alassia
  • Asistencia de dirección: Justina Grande
  • Dirección y Producción general: Gabriel Chamé Buendía
  • Productora en gira: Cristina Carrillo
  • Producción y distribución: Leila Barenboim, Gabriela Marsal, Mireia Gràcia
  • Lugar: Teatro Bolívar, Loja, Tercer Festival de Artes Vivas
  • Fecha: 24 de noviembre de 2018, 19:00