Y un día Nico se fue…

Obra: Y un día Nico se fue…
Pedro Moscoso

Con “Nico se fue”, me pasa algo similar, aunque aquí es un problema mayormente estético, como si la puesta en escena tan colorida y el texto tan tópico y lleno de chistes fáciles sobre la homosexualidad, me dejara en un cruce de ideas. Estoy convencido que este tipo de vindicaciones, en ciertas sociedades es todavía necesario y hasta puede sentirse como ofensivo para los más conservadores, pero a la vez, la manera en que se muestra provoca una cierta animadversión, porque parece algo del pasado, que las cuestiones en este campo no están ya única y exclusivamente en la salida del armario (o closet), sino en otro tipo de discurso más amplio, mucho m-as atento a la diversidad de opciones sexuales.

Además, se hace en forma de musical, con todos sus elementos pertinentes, pero el equipo sufre demasiadas alteraciones, con unas evidentes desigualdades interpretativas que siembran sospechas de falta de entidad suficiente y todo en su conjunto parce más una Fiesta trasnochada, que una vindicación como tal y eso que sale el propio director a leer un manifiesto. Algo cortocircuita de manera, quizás en mi caso,  prejuiciosa la comunicación. Suena todo a vintage.

Carlos Gil Zamora